Orain dela gutxi sare sozialak lantzen aritu ginen publizitateak bere ekintzak aurrera eramateko aurkitu berri duen tresnatzat  definituz. Gaurkoan intenet-en honako testua aurkitu dut, non bere garaian nik eman nuen  iritzia ezeztatzen duen. Irakurri, interesgarria da.

Se suponía que las redes sociales serían el próximo gran éxito en Internet. MySpace, Facebook, y otros sitios han atraído a millones de nuevos usuarios, con lo que esperaban disparar las ventas de publicidad. Pero no está ocurriendo. Muchos usuarios están pasando cada día menos tiempo en ellas, o las están abandonando completamente.

La generación MySpace se puede estar cansando de los avisos publicitarios, y un poco aburrida con las páginas de perfil. El tiempo promedio de permanencia en MySpace ha caído en 14% los últimos cuatro meses, y la cantidad de usuarios ha bajado de 72 millones en su pico (Octubre) a 68,9 millones (Diciembre). Aunque la cantidad de usuarios en general (todos los sitios) sigue aumentando, ya no lo hace al ritmo de antes.

La publicidad en redes sociales ha crecido rápidamente. El año pasado aumentó el gasto en 155% hasta llegar a us$ 1,2 billones, y este año se estima que aumente en 75% hasta us$ 2,1 billones. Pareciera sin embargo que los escenarios planteados sobre las posibilidades de la publicidad, han sido exagerados; además de las cifras descendientes, los usuarios cada día responden menos a los avisos. Si los anunciantes no revierten esta tendencia, las redes sociales podrían ser relegadas a ser mercados nicho del mundo publicitario en línea.

Una avalancha de empresas ha comenzado a publicitar en las redes sociales, por ser un medio nuevo y popular. Pero los resultados no han sido buenos. La realidad es que los niveles de respuesta son muy bajos: 4 de cada 10 mil personas hacen clic en los avisos en las redes sociales, mientras que en la web en general el número llega a 20 de cada 10 mil.

MySpace y Facebook reconocen estos problemas, y en respuesta han aumentado la forma de segmentación (para hacerlos más precisos, por ejemplo según centenares de categorías de interés como moda o deportes) y trabajan en otras innovaciones. Sin embargo, los programas más agresivos suelen ser más molestos, lo que lleva a más frustración. Facebook introdujo un nuevo programa en Noviembre que alertaba a los usuarios sobre las compras de sus amigos, con miras a aumentar las ventas. Recibieron miles de protestas. Casos parecidos han sucedido en MySpace. La queja común es: mi página personal se convirtió en publicidad.

Anuncios